Reiki

Introducción

Debiera comenzar explicando cómo concibo personalmente esta Magia del Cielo:
Para mí, es una demostración de que el Amor es la energía sanadora más poderosa del Universo.

La palabra Reiki está compuesta por dos vocablos japoneses: Rei = Energía Universal Divina y Ki = Energía de todos los seres vivos (en chino = chi, en la India = prana, aliento vital). Por tanto, podríamos decir que significa la unión del poder de ambas energías.

En Japón, su país de origen, se reconoce como un término genérico atribuido a cualquier sistema de sanación basado en la imposición de manos. Dentro de las diferentes escuelas se practican diversos métodos. El sistema que concretamente practico, es el descubierto por el Dr. Mikao Usui a finales del siglo XIX, combinado con símbolos de tradición tibetana y otro sistema posterior denominado Karuna Reiki.

Cómo funciona

El practicante únicamente deberá desear que la energía fluya por sus manos para que esto suceda. Es importante saber que esta energía no procede de uno mismo. Al sanador de Reiki se le llama practicante porque realmente no es él quien produce la sanación, sino que actúa de "canal" para hacerle llegar al paciente esta fuente ilimitada de energía sanadora. Así mismo, esta energía posee su propia "inteligencia" que sabrá cuánto es necesario y dónde debe actuar. El practicante no debe hacer diagnósticos, solamente debe ponerse al servicio de esta energía y "no estorbar".

Esta energía, al penetrar en los cuerpos sutiles (aura), produce un efecto armonizador en los chakras (centros de energía). Su alta vibración deshace aquellos bloqueos energéticos que tarde o temprano terminarían manifestándose en forma de enfermedad. Rápidamente, el cuerpo físico comienza a absorberla indicando una rápida recuperación, mejorando notablemente el estado mental y emocional del paciente.

El tratamiento

Se realiza en camilla y dura aproximadamente una hora.

Precio: Acepto la voluntad.



Pedir cita: Alejandro Sánchez
El Arcángel 2002 - 2017 :: Madrid, España - Un lugar para la transformación