El Azúcar, ese dulce veneno

Introducción

Este artículo ha sido concebido con dos propósitos: por un lado contestar a todas aquellas personas que se extrañan cada vez que me ven rechazando este producto y, por otro, aportar información que pueda ayudar a otros a mantenerse sanos y con la conciencia más abierta.

Cómo nos afecta fisiológicamente

Todo naturópata conoce los niveles de toxicidad de este elemento, siendo mucho más dañina el azúcar refinada que la integral de caña. El problema está en que es muy raro encontrar azúcar de este segundo tipo, pues la mayoría de fabricantes tiñen con melaza el azúcar blanco para darle la apariencia de azúcar moreno.

  Azúcar  

Evidentemente, cada individuo es único y reacciona de forma diferente al azúcar.

Cuando ingerimos esta sustancia, el primer efecto que se produce en el organismo es una reacción de hiperacidez en el estómago. Nuestro cuerpo contraataca a esta agresión contrarrestándola a través de las reservas de calcio. Es por esto que se dañan los dientes.

En segundo lugar, el órgano más dañado es el hígado, el cual tiene la función de filtro de elementos tóxicos para el organismo.

La creencia de que el azúcar nos aporta energía está completamente equivocada. Nos produce un breve "subidón", mas el cuerpo necesita mucha más energía para metabolizarlo que la que en un principio nos aporta.

Cómo nos afecta energéticamente

El azúcar produce un efecto tonificante sobre el bazo. En medicina china, este órgano está estrechamente relacionado con la mente. Cuando está equilibrado nos brinda la capacidad de discernimiento, mientras que si está desequilibrado nos conduce a la preocupación.

Un bazo hipertónico es el síntoma característico de lo que comúnmente llamamos en occidente "estrés".

Entonces, a partir de ahora, se produce una reacción en cadena. Un bazo hipertónico (tierra) realiza demasiado control sobre la energía del riñón (agua), dejándolo literalmente seco e incapaz de realizar su función de alimentar energéticamente al hígado (madera), el cual se encuentra saturado por las toxinas que ingerimos. A su vez, el hígado no puede ejercer control sobre el bazo, haciendo que este llegue a un estado cada vez más preocupante. En fin, una situación caótica y retroalimentada.

Los cinco elementos

Los 5 procesos elementales

Los trazos en círculo muestran el ciclo de creación, cómo un elemento nutre al siguiente en el sentido de las flechas.

Los trazos que forman la estrella corresponden al ciclo de control, que evita el exceso de energía en el órgano al que influyen.

El bazo además está asociado al músculo gran dorsal, el más grande de nuestra espalda. Cuando un órgano está hipertónico, el músculo asociado se contractura. Quizá esto explique porqué la gente está tan tensa...

Cómo nos afecta a la conciencia

En los libros de Carlos Castaneda, su Maestro don Juan, es lo primero que le prohíbe. Castaneda, para quienes no lo conozcan, era un antropólogo que realizó una tesis sobre el uso de la las "Plantas de Poder" en el chamanismo tolteca (México). D. Juan, el chamán que lo inició en su apertura de conciencia no podía hacer su trabajo si su discípulo se empeñaba en seguir cerrándola consumiendo azúcar.

Aldous Huxley, el célebre autor de "Un mundo feliz", explica en su libro "Las puertas de la percepción" cómo el azúcar desaparece del cerebro cuando, en sus experimentos, eran ingeridas sustancias alucinógenas como la mezcalina.

De todo esto se desprende que cuando no tenemos azúcar en el cerebro, la conciencia se expande permitiéndonos acceder a realidades paralelas.

El azúcar es un "combustible para la mente". Nos hace permanecer en el mental desconectándonos del corazón.

Unas notas finales

La industria azucarera mueve un volumen de negocio asombroso en todo el mundo. No hay más que leer los ingredientes de cualquier producto para comprobar que casi todo lleva azúcar. Por tanto no es de extrañar que sea defendida por tantos intereses.

Por si fuera poco, las harinas refinadas se metabolizan en azúcar.

Su éxito reside en que para muchos resulta más fácil encontrar la dulzura en el exterior que en el interior.

Se ha convertido en una excelente y dulce herramienta para el control de masas, pues nos mantiene atados a la limitación, a la preocupación, al miedo, etc.

Para cubrir nuestras necesidades de azúcar, podemos recurrir a fuentes naturales como la fruta y los frutos secos.


Valora este artículo:
Puntuado 4.46/5 (216 Votos)
El Arcángel 2002 - 2017 :: Madrid, España - Un lugar para la transformación